Ya es un clásico de la política argentina este sainete de la cofundadora de Cambiemos, Elisa Carrió, criticando a los amigos de su aliado, Mauricio Macri, Presidente de la Nación. La diferencia consiste en que hoy día Macri parece recuperar la relación con Nicolás Caputo, que estaba algo opacada desde críticas de Carrió, entre otros, y se afirma más en Daniel Angelici, detestado por Carrió, quien anticipó que hoy lunes 14/11 se verá con el Presidente. 3 preguntas y ninguna respuesta: ¿Seguirá en precampaña electoral en Provincia de Buenos Aires? ¿Ratificará su alianza con Martín Lousteau en Ciudad de Buenos Aires, que no se llama Cambiemos? ¿Dará un ultimátum sobre Daniel Angelici, a quien llamó “delincuente”?

 

Ezequiel Spillman es biógrafo de María Eugenia Vidal y se sienta con frecuencia a la mesa del PRO. En su columna en el bisemanario Perfil, describe una coyuntura muy favorable a Angelici, un privilegiado de Vidal:

Uno de los aspectos que más preocupa a Macri es el de las obras públicas, cuya ejecución, con suerte, alcanzará el 70% este año. El Presidente se quejó varias veces por los retrasos. Se cansó de escuchar que la herencia kirchnerista no permitió avanzar antes. Es una crítica que golpea al secretario de Obras Públicas, Daniel Chaín.

Uno de los principales apuntados es Francisco “Pancho” Cabrera, ministro de la Producción y quien, a priori, debería ser el nexo con los distintos sectores empresarios. En este marco, fueron los dos vicejefes de Gabinete, Gustavo Lopetegui y Mario Quintana, quienes hace varios meses comenzaron a recorrer asociaciones empresariales para calmar aguas.

Otro que está en la mira es el ministro de Salud, Jorge Lemus. Macri está disconforme con su trabajo, habla de lentitud, falta de coordinación y hasta en la Casa Rosada se comenta que hay “temas judiciales” que complican al ministro, sin dar mayores precisiones. Analiza nombrar a alguien para controlarlo, como hizo en la Ciudad. ¿Los retrasos en el goteo hacia los sindicatos de los fondos de las obras sociales podría terminar de complicarlo?

También el rabino Sergio Bergman (Ambiente) no está entre los más apreciados por el Presidente. Aún no completó el inventario de glaciares que había prometido para este año. Estará en 2017, con suerte a mitad de año. Habrá que rezar.

A Peña no lo critica de manera frontal. Pero utiliza a periodistas y, sobre todo a empresarios de medios, para que le describan al jefe de Gabinete un pensamiento menos optimista de su parte. Un juego político prácticamente.

Volvió Nicky. Aunque se irá del país esta semana y regresará en un mes y medio, Caputo volvió a la “mesa chica” de decisiones, comenzó a empaparse de los pormenores de la gestión y decidió colaborar nuevamente con su amigo.

En la intimidad, “Nicky” es muy crítico de muchas decisiones. Entre otras, le transmitió de manera directa el malestar de un sector del empresariado por falta de interlocutores con el Gobierno, ausencia de planes de competitividad y, en el caso de hombres fuertes de los grupos más grandes, el rumbo que combina endeudamiento con déficit fiscal. Muchos de ellos, por caso del sector petrolero y el energético, colaboraron en la campaña de manera concreta.

Otro hombre que sigue ganando espacio es Daniel “el Tano” Angelici. Macri convenció a María Eugenia Vidal para que suspenda el aumento de Ingresos Brutos al negocio del juego en la Provincia, un deseo del “Tano” que había expresado de manera poco elegante a la gobernadora.”

Sobre Spillman queda una duda porque en la portada de la edición de Perfil se afirma que también el abogado ‘Pepín’, Fabián Rodríguez Simon, cayó entre elos enojos de Macri pero en la nota en la web no hay menciones al respecto.

Elisa Carrió

En tanto, en la mesa de Mirtha Legrand, la diputada nacional Elisa Carrió, cofundadora de Cambiemos, actualizó sus broncas con Angelici, a la vez que comentó que se recupera de su problema cardiológico: “Vivo en el campo, feliz en Exaltación de la Cruz. Hago gimnasia y camino 50 minutos por día”, aunque sigue fumando (ella dice que 15 cigarrillos y ya no 60. Ver para creer.

“Yo no soy de River como dice ese señor. Nos diferencia que el es un delincuente”, dijo Carrió el sábado por la noche en Canal 13, cuando le tiraron en la mesa sus cruces con el presidente de Boca, Daniel Angelici, a quien la socia de Macri en Cambiemos acusa de ser un “operador judicial”.

También habló de la renuncia del fiscal Alberto Nisman contra Cristina Kirchner. “Lo que está haciendo Casación es una vergüenza”, dijo Carrió y apuntó muy duro contra la jueza Ana Figueroa, vinculada a la agrupación K Justicia Legítima.

Volvió a atacar al presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo Lorenzetti.

Ricardo Lorenzetti (60), con su flamante y joven esposa, Mara Beatriz Perren (34), en la gala anual de la Fundación de Asistencia Social del Hospital de Clínicas “Gral. José de San Martín”.

Aseguró que ella vaticinó que ganaba Donald Trump en Estados Unidos, pronóstico que corroboró la diputada del Mercosur y denunciante de los Kirchner, Mariana Zuvic, sentada a su lado: “No es un problema de derecha ni izquierda; es la xenofobia. La humanidad es la que está en riesgo”, agregó Carrió.

Para Jorge Asís, “la señora Carrió, desde la Coalición Cívica, es la que acota, marca límites. Ella anda con una bolsa, una brocha con la línea de cal y marca la cancha, saca el aerosol y dice acá va la barrera, y muchas veces conduce al propio gobierno”.

“Antes de asumir, Macri decía que esperaba la renuncia de Gils Carbó, y ahí la tenés, sentada tranquila. Se arma ese acuerdo interpartidario para ver si arman algo destinado a desprenderse de Gils Carbó, y Carrió se los tira abajo con una frase. Ahí a veces Macri no queda de la mejor manera”, resaltó el escritor de Flores robadas en los jardines de Quilmes.

Además, para Asís “ella motoriza alianzas distintas, porque la unión de Massa con Stolbizer fue producida por Carrió”.

“Voltea todo, acota y con frecuencia conduce, ella dice hasta acá y fija límites. Ahora, además, genera litigios. ¿Qué tengo que pensar cuando Carrió avanza sobre Lorenzetti?, o en realidad, ¿qué es lo que piensa Lorenzetti?, ¿habla en nombre de Macri?, ¿qué es lo que piensa Angelici? Aquí el poder también se ejerce y se demuestra”, agregó contundente.

¿Puede el peronismo recuperarse de cara a las elecciones del año que viene?

—En las elecciones del año que viene va a jugarse a apoyar el cambio o volver a lo viejo, con D’Elía, Esteche, la doctora. El peronismo hoy está sin líderes, sin conductores y sin ideas. Ni siquiera tiene algunas negativas, porque si vos ves a alguno que por lo menos tiene alguna mala idea se puede decir “tiene una mala idea, qué bien”. El PJ tiene que hacerse cargo en algún momento de los desastres, de las desviaciones que pudo haber habido como el kirchnerismo.

—¿Cómo la ve a María Eugenia Vidal en la gobernación, inmersa en la pelea con los caciques del conurbano?

—La gobernadora María Eugenia Vidal es el principal cuadro político del PRO porque tiene algo casi inexplicable que impide que “le entre una bala”. Ella hoy es una persona políticamente mucho más importante que Mauricio Macri.Sin embargo, Vidal no es solamente la bella mujer o la “Heidi”, yo la llamo la “chica de Flores”, es un buen cuadro, en realidad me parece que Vidal es el mejor cuadro peronista que surgió en los últimos años.

“Sensatamente, hoy a Macri le cuesta llegar a los cuatro años”, sentenció en forma sincera Jorge Asís, cuando se lo consultó por los miedos que circulan frente a la posibilidad de que ocurran desmanes a fin de año.

Para Asis, “salir a asegurar que hay Macri 8 años es casi un divertimento, en realidad preocupa su sucesión. Al Gobierno lo veo mal y sostenido sólo por el efecto comparativo, porque cuando estos muchachos, como Boudou, los cuatro echados, se sientan ahí a lavarse las patas en la fuente, le hacen el máximo favor a Macri, porque lo que necesita hoy el Presidente es eso, que ellos estén permanentemente”.

En ese sentido, resaltó que “el Gobierno son muchas, tiene ineptitud, intrascendencia, y lo más grave es que tiene insustancialidad. Debe explicar mejor lo que hace, no basta, al año de gobierno, con echar la culpa a los que se fueron, es un disparate. Hoy tiene a los poderosos en actitud de espera, y hay una cierta mediocridad espiritual que me parece envolvente”.

Pero para Asís lo más preocupante es que “desde el punto de vista de la economía no acertaron, nadie va a poner un mango acá. El primer gran error es creer que este es un gobierno de ricos, donde el principal problema son los que tienen plata, porque los ricos no lo van a ayudar a Macri. Las inversiones que llegan, la lluvia de dólares es para comprar Lebacs, que siguen el camino estético del dólar futuro de Kicillof y Vanoli”.

carrio

 





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *