La tormenta de Navidad volvió a generar fuertes anegamientos en el sur de la provincia. El fenómeno climático, acompañado por abundantes precipitaciones en un breve lapso de tiempo y con ocasional caída de piedra, afectó el departamento Roque Saenz Peña, Río Cuarto y parte de Río Segundo, entre otros. En algunos lugares, como por ejemplo en las cercanías de Río Cuarto y hacia el sur provincial, las piedras fueron de gran tamaño.

Hacia el norte de la provincia se registraron también fuertes vientos, como los que afectaron el Valle de Punilla. La tormenta también dejó su huella en Traslasierra.

En la zona de Laboulaye, los registros indican que llovieron más de 220 milímetros, una magnitud que causó inconvenientes no solo en el ejido urbano sino también en la zona rural. La piedra afectó a los cultivos en marcha y las lluvias volvieron a hacer intransitable algunos caminos rurales.

En Jovita, la fuerte tormenta provocó lluvias que rondaron los 175 milímetros lo que obligó a evacuar personas, según explicó a radio Mitre el intendente de esa localidad, Walter Toledano.

En la zona de Pozo del Molle, las precipitaciones durante la noche de Navidad fueron de 180 milímetros, lo que volvió a generar inconvenientes en la zona rural, según indicó a Agrovoz el presidente de la Sociedad Rural, Fernando Cuadrado.

“El escenario vuelve a complicar la producción y a imposibilitar transitar por los caminos”, admitió el productor.

>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *