La Brigada Federal de Delitos Rurales investigó un robo de ganado, dio con un autor y con el policía, que ayer fue imputado por la FiscalíaDesleal. El detenido en la causa era el encargado del campo, acusado de sustraer los animales. Un policía de Federal quedó severamente comprometido en una causa por robo de animales. Ayer por la mañana, la fiscal Eugenia Molina citó a declarar al suboficial y le imputó el delito de Abigeato calificado, y además de quedar suspendido de la fuerza mientras avanza la investigación, le impusieron severas restricciones. La causa ya tiene a un joven detenido, presunto cómplice del uniformado.
 La trama comenzó a destaparse a partir de la denuncia del dueño del establecimiento rural La Andariega, ubicado en el paraje La Calandria, en el Departamento del norte entrerriano, a mediados de noviembre. El jefe de la Brigada Federal de Delitos Rurales de la Policía, Martín Machado, contó  que comenzaron a investigar la sustracción de unos 20 animales que estaban listos para la faena.
 Tras reunir varios datos, pudieron saber que el propio encargado del campo, un joven correntino de 25 años apodado Toto, había cargado cuatro vacas a un camión que contrató y las transportó unos 15 kilómetros hasta un campo en Colonia Federal. Allí lo esperaba quien sería el comprador, luego identificado como Iván, el suboficial implicado.
 Se informó a la Fiscalía, y se solicitó al Juzgado de Garantías de Federal el allanamiento a este establecimiento, donde encontraron dos de los cuatro animales robados, ya que los otros dos habían sido faenados. Con la información sobre el joven que se llevó las vacas se allanó La Andariega, pero el encargado ya se había ido, a sabiendas de que lo iban a buscar para detenerlo. Los policías sabían que había regresado a su casa familiar, en la localidad correntina de Curuzú Cuatiá. Por eso, con el exhorto correspondiente, y con la colaboración de la fuerza de esta vecina provincia, se allanó la vivienda y se localizó a Toto, el 30 de noviembre, por lo que se lo trasladó a Federal y recibió el Año Nuevo en el encierro.
 Pero aún quedaba pendiente la situación del comprador de los animales. Para ello, los uniformados de la Brigada de Delitos Rurales contaron con el testimonio fundamental del transportista que había sido contratado por el encargado del campo para realizar la operación. Este hombre aportó las características sobre el que recibió las vacas y las averiguaciones condujeron directo al suboficial. Toda esta información fue puesta en conocimiento de la Fiscalía, que lo citó a declaración. La misma se realizó ayer por la mañana, en la que imputaron al agente el delito de Abigeato calificado por la condición de funcionario policial, y además se dispusieron desde el Juzgado una serie de medidas de restricción para el sujeto, como la prohibición de acercarse a los testigos de la causa.
 Se supo que el policía implicado se desempeñaba en la Jefatura Departamental Federal, pero no revestía ningún cargo importante. “Sorprendió a todos”, aseguró Machado, al conocer la situación.
 Acerca del valor de la transacción ilegal realizada a mediados de noviembre, no se conoce la cifra, y además el testigo no observó ningún intercambio de dinero al momento del traslado de los animales. Sin embargo, se estima que los mismos valdrían entre 8.000 y 9.000 pesos cada uno. Lo que no queda del todo claro es si la operación delictiva concluiría en esa compra-venta, o si hay otros involucrados, ya que no se descarta que la investigación continúe hacia el paradero de la carne faenada.
 La investigación continúa ahora con otras medidas, como el entrecruzamiento de llamadas, ya que se secuestraron los celulares de ambos imputados.
Un antecedente que lo complica
El empleado del campo La Andariega, de Federal, imputado y detenido por el robo de los animales, ya estuvo involucrado en la sustracción de una gran cantidad de bolsas de maíz en el mismo establecimiento. La Brigada de Delitos Rurales pudo recuperar 40, y la Fiscalía local indagó al joven de 25 años por el hecho, pero en aquel entonces no había sido detenido. De todos modos, siguió cumpliendo funciones en el campo hasta que se descubrió el robo de las vacas.
(UNO)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *