Según se supo, el 3 de septiembre Moretti cruzó la frontera a Brasil a bordo de un colectivo. Tiempo después, el 2 de octubre, fue visto en una estación de servicio, donde charló con un playero, a quien le contó que estaba yendo al Cristo Redentor. El empleado del comercio, poco después, lo reconoció, e hizo la denuncia.

Interpol y el Consulado argentino en Brasil se dieron por enterados de esta situación y por un pedido expreso de la familia a la Fiscalía de Federación, como así también a las autoridades brasileras, quieren que Moretti cumpla con su misión de llegar hasta el Cristo Redentor, para ser luego sea conducido a nuestro país.

(Canal 9)